top of page

Lo Que No Sabías Sobre el Mesías Islámico

Actualizado: 12 nov 2023

El Mesías es una figura central en todas las religiones abrahámicas, incluyendo el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam. Sin embargo, cada tradición tiene su propia interpretación y expectativas sobre esta figura. Hoy, centraremos nuestra atención en el concepto islámico del Mesías y lo que es más importante: ¿Cómo encaja esta descripción del Mesías Islámico en la revelación bíblica sobre el final de los tiempos? ¿Qué relevancia pudiera tener la Escatología Islámica, y específicamente la figura del Mahdi, para nosotros como cristianos? Acompáñeme para descubrirlo!


Estimado oyente/lector, yo soy Ivonne Montejo dándole la bienvenida a un nuevo episodio de Letra y Espíritu! En nuestro último estudio bíblico, titulado El Misterio de la Piedra Principal, abordamos un aspecto de suma relevancia para comprender la raíz del conflicto en Medio Oriente: lo que respecta a la posible ubicación actual del Arca del Pacto y las expectativas Mesiánicas del pueblo judío. En nuestro encuentro de esta semana vamos a tocar un tema insólito para el canal, pero definitivamente uno que usted no querrá perderse, no sólo por la repercusión que tiene a nivel mundial en este momento, sino también por la clara conexión que tiene con la profecía bíblica sobre los últimos tiempos.

Debo decirle que parte de esta información ha sido tomada del libro El Anticristo Islámico de Joel Richardson. Joel es uno de los autores más vendidos del New York Times, cineasta y profesor internacionalmente reconocido. Ojo, lo que escuchará a continuación pudiera sorprenderle bastante si es la primera vez que se tropieza con el tema. Dicho de otra manera, usted no obtendría fácilmente esta información de cualquier motor de búsqueda en la Internet. Debido al carácter sensible de este material para determinadas audiencias ahí afuera, y con el objetivo de evitar malentendidos e interrupciones al canal, quiero pedirle que se mantenga atento a cualquier pista ó aclaración que pueda aparecer en pantalla. Bien, ya comenzamos.


A diferencia del Cristianismo, donde el tema escatológico es a menudo evadido por completo ó relegado a un segundo plano, la fe en el último Día se considera uno de los cinco principios fundamentales del Islam. Dicho esto, usted no se encontrará con ningún musulmán que no esté familiarizado con la primera y más grande señal de los últimos tiempos: La llegada del Mahdi.


De acuerdo con la doctrina islámica, Al-Mahdi ó "el Guiado" es una figura mesiánica que emergerá al final de los tiempos para restaurar la justicia y pureza del Islam. A simple vista, el Mahdi es a los musulmanes lo mismo que el Mesías a los Judíos y Cristianos; sin embargo, un análisis más profundo de las profecías acerca de este icónico personaje, es todo lo que necesitamos para darnos cuenta de que no se trata de la misma persona. De hecho, el Mahdi no actuará solo, sino que estará acompañado nada más y nada menos que por Jesús. Sí, Jesús! Conocido como Isa en el Corán, Jesús será quien supuestamente descienda del cielo sólo para convertirse en Lugarteniente del Mahdi en la sagrada misión de llevar la paz y la justicia al mundo.



Aunque existen diferencias sustanciales entre las ramas Chiíta y Sunita del Islam, hablemos de algunas de las creencias más populares y relevantes acerca del Mahdi:

  1. Descenderá de la familia de Mahoma y llevará su nombre.

En el caso de los Chiítas, este personaje es identificado como Muhammad al-Mahdi, el duodécimo y último imán, nacido en el año 869 d.C. en Samarra, Irak. De acuerdo con este grupo, Muhammad está vivo pero permanece en un estado de ocultación prolongada hasta que llegue el momento de su reaparición en la historia. Para la mayoría de los musulmanes, sin embargo, el Mahdi no ha nacido aún, pero ciertamente descenderá de Fátima, una hija del profeta y llevará su nombre (Muhammad).


2. Crecerá para convertirse en el líder de todos los musulmanes.


De acuerdo con la tradición islámica, el Mahdi será nombrado el último Califa, es decir, un representante de Dios en la Tierra, y todos los creyentes estarán obligados a acatar su autoridad. Históricamente, el último califa otomano fue depuesto en 1924 al instituirse la moderna República de Turquía, así que la llegada del Mahdi significaría, entre otras cosas, la esperada restauración del Califato Islámico.


3. Aparecerá en un tiempo de gran desorden, injusticia y corrupción para restaurar la justicia y el orden antes del Día del Juicio.


El Mahdi será un líder religioso, pero sobre todo político y militar que gobernará el mundo, no sólamente a los musulmanes, y establecerá un Nuevo Orden Mundial bajo la bandera del Islam. Como se podrá imaginar, a fin de lograr este Nuevo Orden, el Mahdi impulsará la guerra santa (jihad) en contra de los enemigos del Islam, y liderará numerosas campañas militares hasta coronarse victorioso sobre todas las demás religiones. Su estrategia será la conquista y sometimiento de las tierras de los infieles, al más puro estilo de sus predecesores.


4. Su ascenso al poder será anunciado por un ejército de banderas negras.


De acuerdo con la tradición, este ejército de banderas negras saldrá del Oriente, más específicamente de la región de Jorasán en el actual Irán, y a él deberán unirse todos los creyentes. Las banderas negras representan la guerra santa y llevan escrito el credo del Islam (la shahada): No hay dios más que Allah y Mahoma es su profeta. Se dice que esta fue la bandera que usaron las tropas de Mahoma de regreso a la Meca para conquistarla. Las banderas blancas, por otra parte, se consideran un símbolo del Estado Islámico.


5. El Mahdi avanzará con su ejército contra Israel y conquistará Jerusalén.


Una vez unido al ejército de las banderas negras, Al-Mahdi lo guiará hasta la tierra de Israel y la conquistará. Según el profeta del Islam, ninguna fuerza será capaz de detenerlos hasta llegar a la Casa Sagrada (Bayt al-Maqdis), frase que se utiliza para designar el sitio ocupado actualmente por la Cúpula de la Roca y la Mezquita Al-Aqsa en Jerusalén. Una vez en Ciudad Santa, las tropas del Mahdi masacrarán a los judíos hasta que quede un pequeño remanente y hará de Jerusalén la sede de su gobierno. Entonces las banderas negras serán erigidas en la "casa sagrada", que es el Monte del Templo.


Estimado oyente/lector, si ha llegado hasta aquí escuchando este terrible relato, quiero aclararle que fue el propio profeta Mahoma en el siglo VII d.C. quien supuestamente dijo:


"La Hora (del Juicio) no vendrá hasta que los musulmanes luchen contra los judíos, y los musulmanes los maten, hasta que los judíos se escondan detrás de rocas y árboles, y las rocas y los árboles digan: 'Oh musulmán, oh siervo de Alá, hay un judío detrás de mí, ven y mátalo" (Sahih Muslim, Libro 41, Hadiz número 6985).


6. El Mahdi presidirá una nueva era de prosperidad económica sin precedentes y será amado por todos.


Ejercerá control sobre el viento, la lluvia y las cosechas. La riqueza estará disponible para todos y como resultado de esta abundancia, los habitantes de la Tierra sentirán un amor profundo hacia él.

Se dice que la gente beberá su amor y sólo hablará de él todo el tiempo.


7. Reinará durante al menos siete años después de un tratado de paz entre los musulmanes y Roma.


Si bien hay más de una tradición con respecto a la naturaleza y el momento exacto del ascenso del Mahdi al poder, un hadith en particular relaciona este evento con la firma de un cuarto acuerdo de paz entre musulmanes y romanos, el cual tendrá lugar con la mediación de un judío del linaje sacerdotal de Aarón. El término "Roma" en la literatura islámica se interpreta generalmente como sinónimo de los poderes cristianos europeos, herederos del Imperio Romano, incluyendo al antiguo Imperio Bizantino.


Con respecto a la duración del gobierno del Mahdi, la mayoría de los musulmanes entienden que reinará por siete años, mientras que otras tradiciones parecen indicar que su gobierno se extenderá hasta llegar a ocho ó nueve años, inclusive, indefinidamente hasta completar sus objetivos.


Él dividirá la propiedad, y gobernará a la gente por la Sunnah de su Profeta (prácticas, enseñanzas y dichos de Mahoma) establecerá el Islam en la Tierra. Permanecerá siete años, luego morirá, y los Musulmanes rezarán por él.


8. El Mahdi se presenta como el jinete del caballo blanco en Apocalipsis 6:2.


A pesar de que los musulmanes ven la Biblia como una revelación que ha sido mayormente corrompida por Judíos y Cristianos a través de la historia, ciertos intelectuales islámicos han intentado extraer de la Biblia aquellas porciones que van bien con su narrativa. De ahí que algunos eruditos internacionalmente reconocidos han llegado a decir que el pasaje de Apocalipsis 6:2 es una clara referencia bíblica a la llegada del Mahdi: Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer (RV60). Interesante, verdad?


9. Se dice que el Mahdi producirá importantes descubrimientos arqueológicos, entre ellos, el hallazgo de la Torah y el Evangelio, así como el Arca del Pacto.


De acuerdo con la tradición islámica, el Mahdi guiará a sus fieles al insólito descubrimiento de ciertas escrituras sagradas judías y cristianas en Antioquía (actual Antakya) cerca de la frontera entre Turquía y Siria. Supuestamente fue Mahoma quien dijo que "el esperado" sacará a la luz los volúmenes ocultos de la Torah de una montaña en Siria, y los usará para refutar y convertir a los Judíos. También hallará allí lo que ellos consideran el evangelio original revelado por Allah a Isa (Jesús); un libro al que los musulmanes llaman Injil y que no tiene nada que ver con los cuatro evangelios que hoy conocemos.


Quizá el más importante de los supuestos descubrimientos arqueológicos del Mahdi es, en efecto, el hallazgo del Arca de la Alianza. Este sagrado artefacto perdido, será encontrado debajo del Lago de Galilea y transportado de vuelta a Jerusalén, donde será puesto.


10. Por último, el Mahdi contará con todo el apoyo de Isa (el Jesús islámico), quien descenderá del cielo para romper la cruz, matar al cerdo y abolir la "jizyah".


Qué el Señor reprenda al Diablo! De acuerdo con la tradición islámica, Jesús descenderá del cielo en la ciudad de Damasco (Siria), sólo para someterse al liderazgo superior de Al-Mahdi. Derrotará al AntiCristo, sí, pero también combatirá todas las religiones del mundo con excepción del Islam. En palabras del profeta:


"Descenderá como un gobernante justo y romperá la cruz, matará al cerdo y abolirá el jizyah. Allah hará perecer en su tiempo todas las religiones excepto el Islam. Él destruirá al Masih ad-Dajjal y vivirá en la tierra durante cuarenta años y luego morirá..." (Sunan Abu Dawud, Libro 37, Hadiz 4324)


El jizyah es el tributo que los no musulmanes están obligados a pagar al estado islámico; así que, La abolición del jizyah se interpreta como una señal de que todo el mundo aceptará el Islam en los últimos tiempos, por lo que no habrá necesidad alguna de imponer este tributo. En cuanto a Jesús rompiendo la cruz y matando al cerdo, no hay duda de que se refiere a nuestras costumbres cristianas occidentales.


Estimado lector/oyente, después de escuchar todo esto, me gustaría preguntarle: ¿A qué personaje profetizado en la Biblia se le parece este supuesto Mesías Islámico? Está claro que Mahoma fue víctima de un terrible espíritu de engaño y confusión. Como alguien dijo: Los judíos esperan al Mesías, los cristianos a Jesús, y los musulmanes a ambos. En mi país hay un refrán que dice: Oyó campana y no supo dónde era la misa!


Imposible no ver que la Escatología Islámica no es más que la combinación de una pésima interpretación de la tradición Judeo-Cristiana con un fuerte elemento de manipulación político-religiosa (y en este punto tendríamos que entrar a analizar la historia de Mahoma y el surgimiento del Islam). Ahora bien, más allá de la confusión y la manipulación de la revelación divina, hay una realidad que no deberíamos ignorar: 1,9 mil millones de personas, aproximadamente el 25% de la población mundial piensa de esta manera y estaría dispuesta a respaldar, en mayor ó menor medida, a cualquier líder político-religioso que tenga este perfil. Eso significa que existe una alta probabilidad de que el AntiCristo bíblico de hecho venga a satisfacer las expectativas de un Mahdi islámico.


Otro dato que resulta alarmante es la tasa de crecimiento de la población musulmana en Europa, especialmente en países influyentes como Francia, Alemania y Reino Unido. Hasta mediados del 2016, se estimaba que había aproximadamente 26 millones de musulmanes viviendo en Europa, la mayoría de ellos como resultado de múltiples olas de inmigración masiva y alta natalidad (en la actualidad este número podría estar alrededor de los 33 millones). No hace falta decir que la tasa de crecimiento de la población musulmana en el viejo continente es notablemente más alta que la tasa de crecimiento general de la envejecida población europea. Esta población es más persistente alrededor de las grandes ciudades y ya está ejerciendo cierta influencia en todos los niveles de la sociedad europea.


¿Qué deberíamos hacer? Conocemos las profecías bíblicas acerca de los últimos tiempos y estamos viendo algunos indicadores importantes desarrollarse ante nuestros ojos, pero no deberíamos tener una cosmovisión fatalista acerca de lo que está ocurriendo en el mundo hoy. No se trata de acostarnos en la arena y esperar a que nos pasen por encima! Dios tiene un plan para las naciones del mundo y es un plan de salvación que no fallará! Todo el tiempo usted escuchará predicadores que utilizan su influencia para aterrorizar a la gente en redes sociales a cambio de un mayor número de vistas y donaciones, pero esto no proviene de Dios! No creo que ese mensaje fatalista sea el fin de la profecía bíblica, al contrario, Apocalipsis 11:15 nos brinda un panorama totalmente opuesto: El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.


Enfoquémonos en el Reino! A diferencia de lo que muchos enseñan hoy, el Reino de los Cielos no es algo que existe sólamente en la esfera espiritual ó en algún lugar en el espacio exterior, es algo que desciende del Cielo para establecerse en la Tierra. Esa idea que nos hemos formado de una eternidad donde estaremos simplemente adorando y tocando el arpa, sentados en contemplación sobre una blanca nube allá arriba, no es bíblicamente correcta. Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia (2 Pedro 3:13).


El mensaje de la Biblia es uno de redención, no sólamente de la raza humana, sino también de la creación de Dios, en todo su esplendor y belleza (Romanos 8:19-23). Si usted fuese a vivir en el Cielo para siempre no necesitaría de un cuerpo resucitado y glorificado, pero vemos que Cristo nos prometió un lugar de influencia a Su lado, no en el Cielo, sino en la Tierra. Tal es el cántico de los redimidos en Apocalipsis 5: 9-10: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.


Dicho esto, Jesús nos enseñó a orar para que venga Su Reino (Mateo 6:10) y Su voluntad sea hecha en la Tierra, como es hecha en el Cielo. ¿Qué significa eso? ¿No se supone que Dios hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere? ¿Para qué orar hágase Tu voluntad? Ante todo, hay un nivel importante de autoridad que Dios ha delegado sobre el hombre para que sea él quien ejerza su dominio sobre la Tierra. Encontramos este principio en el primer capítulo del Génesis donde bendice a Adán y a Eva para que se multipliquen, llenen la tierra y la administren. Desde ese momento, hay una ley que se refleja claramente en el Salmo 115:16 y dice: Los cielos son los cielos de Jehová; Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.


La Tierra es el dominio del hombre, es por esa razón que todo ente espiritual que busca ejercer su influencia en esta esfera, lo hace a través de un agente humano ó animal. Por ejemplo, el propio Satanás (de acuerdo con la historia bíblica) se tuvo que meter en una serpiente para engañar a Eva y lograr que dudara de la veracidad de la revelación divina; de la misma manera, el AntiCristo y el Falso Profeta serán agentes humanos (al menos, en parte) que jugarán un papel determinante en los últimos tiempos. El propio Jesucristo, nos dice la Escritura, que se despojó a sí mismo y se metió en un cuerpo humano (Filipenses 2:6-8) para obrar nuestra salvación. Habiendo vencido como hombre, Jesús resucitó, no como un espíritu incorpóreo, sino con un cuerpo humano glorificado que sus discípulos pudieron ver y tocar (Juan 20:27), con el cual volverá para reinar sobre la Tierra.


Es importante que usted y yo nos identifiquemos con el Reino de Dios, el cual ya está entre nosotros (Lucas 17:20) y se manifestará muy pronto en todo su esplendor. No sólo tenemos que orar para que ese Reino se manifieste físicamente aquí, sino que también tenemos que trabajar por el Reino de Dios. Así como Satanás gana cada vez más influencia sobre este mundo engañando a más y más personas para que lleven a cabo sus objetivos en la esfera natural; así también nosotros tenemos toda la potestad y el poder por el Espíritu Santo que nos ha sido dado, para llevar el Evangelio hasta el último rincón del mundo, rescatando a nuestra generación para Dios. Estimado lector/oyente, tenga por seguro que allí donde el Evangelio llega, se produce un impacto tal que la atmósfera espiritual cambia y los poderes de las tinieblas tienen que retroceder. Este es el avance del Reino de Dios.


Nosotros tenemos el enorme privilegio de vivir en una era de máximo desarrollo tecnológico y de las comunicaciones. Eso significa que tenemos un alcance inimaginablemente superior al que tuvieron los apóstoles cuando llevaron el Evangelio alrededor del mundo antiguo. Una persona común con acceso a redes sociales y una simple estrategia creativa, puede llegar a miles y millones de otras personas alrededor del mundo.


Oremos y respaldemos la obra de Dios. Volviendo al tema del Islam, hoy en día ya no hay fronteras nacionales ó barreras lingüísticas que puedan impedir que el mensaje del Evangelio alcance hasta los lugares más recónditos del planeta. Si usted no puede personalmente participar de la Gran Comisión, al menos puede apoyar a los valiosos hermanos ex-musulmanes que, dentro y fuera de los países menos alcanzados, arriesgan sus vidas cada día para dar testimonio de su fe y predicar a Jesús, en persona ó en las redes sociales. Estas iglesias ilegales, conocidas como las comunidades bajo tierra (underground) están experimentando un avivamiento extraordinario ahora mismo y tienen el protagonismo en países altamente poblados como Irán y China, donde Cristo mismo se está revelando a miles y millones de personas no alcanzadas, a través de visiones, sueños y visitaciones sobrenaturales.


Demos testimonio del amor de Cristo. La mejor predicación del Evangelio viene acompañada de una demostración del amor de Cristo. Cualquier persona que se sumerge en un mar interminable de argumentos teológicos y doctrinales puede fácilmente perder de vista las palabras de Jesús: En esto conocerán todos que son Mis discípulos, si se tienen amor los unos a los otros (Juan 13:35). El amor es el mejor argumento, uno que nunca falla. Si Dios ha permitido que tengamos inmigrantes a nuestro alrededor, ó que nosotros mismos seamos inmigrantes, eso implica una oportunidad única para compartir las buenas noticias siguiendo la estrategia del amor y la compasión de Cristo.


No seamos engañados. La prevalencia del engaño y la manipulación de la información están a la orden del día en este tiempo. Como cristianos, no podemos perder de vista la naturaleza espiritual y sobrenatural del conflicto en Medio Oriente. Principalmente, nosotros no podemos tomar parte con los enemigos de Israel y participar de sus manifestaciones públicas llamando al exterminio del pueblo judío. Cualquier cristiano que toma partido en contra de Israel está, como mínimo, en ignorancia de la Palabra de Dios, de la historia y de la profecía bíblica. También se encuentra en ignorancia de las verdaderas enseñanzas del Islam, las cuales hemos tratado de sacar brevemente a la luz en este estudio.


Finalmente, y no menos importante, seamos llenos del Espíritu Santo. Para nadie es noticia que después de varios siglos a la cabeza de la obra misionera mundial, la Iglesia occidental ha caído en una especie de crisis interna. En general, estamos demasiado acomodados en nuestros hermosos edificios, con toda nuestra liturgia religiosa, y hemos perdido la motivación para salir allá afuera y procurar un cambio social. En el peor de los casos, estamos enfrascados en discusiones doctrinales sin sentido que no nos permiten apreciar el esfuerzo de aquellos que, aún imperfectamente, sí están haciendo la obra.


Una característica de la Iglesia en los Estados Unidos, donde radico, es que muchas veces se organiza alrededor de objetivos económicos y no de un deseo genuino por llevar a cabo la obra de Dios de sanar, liberar y discipular a las personas. Ya sea que tenga la motivación equivocada ó que le falte impulso evangelístico, ninguna iglesia local podrá impactar su medio (ni siquiera a sus propios miembros y sus familias cercanas) si no cumple con una condición mínima e indispensable: La llenura del Espíritu Santo.


Jesús ordenó a los apóstoles que no salieran de Jerusalén antes de recibir la promesa del Padre (Hechos 1:4), entiéndase el ser investidos de poder de lo alto por el Espíritu Santo. Antes de Pentecostés, los discípulos tenían información y estaban preparados para enseñar a otros las cosas que habían aprendido, pero carecían de poder. El propio apóstol Pablo admitió que el poder de Dios era el secreto del éxito de su predicación.


1 Corintios 2:3-5 NBLA

Estuve entre ustedes con debilidad y con temor y mucho temblor, y mi mensaje y mi predicación no fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que la fe de ustedes no descanse en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.


A medida que la Iglesia occidental despierta al verdadero propósito por el que fue instituida y se acerca a Dios buscando la dirección del Santo Espíritu que respalda la predicación de la Palabra, será llena poder para manifestar el Reino en los últimos tiempos.


Estimado lector/oyente, espero haya sido bendecido por este estudio bíblico. Me gustaría que tomara un momento para compartir su punto de vista al pie del tema en nuestro canal de Youtube. ¿Cree usted que este tema guarda relación con el curso de los acontecimientos actuales en el Medio Oriente? ¿Cómo se compara el Mahdi Islámico con el Anticristo bíblico? ¿Piensa usted que algunas de estas supuestas profecías tendrán cumplimiento a medida que se acerca la venida de nuestro Señor Jesucristo? ¿Cuál debería ser la posición de la Iglesia en estos tiempos finales?



Entradas recientes

Ver todo

Comentarios